Es la especialidad médica que se dedica a prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas (aparato locomotor y del tejido conectivo).

Existen muchas enfermedades reumáticas, más de 250 (entre las que se encuentran la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, la artrosis, la osteoporosis, el lupus, el lumbago y la gota) entre otras y pueden afectar a personas de cualquier edad, desde niños hasta ancianos. Las enfermedades reumatológicas en niños son poco habituales, pero potencialmente graves. Entre adultos son más frecuentes y en total estas patologías afectan a uno de cada cuatro adultos en España y de hecho son la segunda causa de consulta, tras las infecciones respiratorias agudas, en Atención Primaria. Además, las enfermedades del aparato locomotor son las que más deterioran la calidad de vida de las personas, por encima de las enfermedades de pulmón y corazón.

Las enfermedades musculoesqueléticas afectan a músculos, huesos y articulaciones, así como a los tejidos que los rodean, pudiendo producir inflamación, dolor, rigidez, limitación de movimiento y deformidad.